Las Tecnologías de la Información como apoyo en los Desastres Naturales

El 19 de septiembre de 1985 a las 07:19 am la Ciudad de México fue devastada por un sismo de 8.1 grados de magnitud en la escala de Richter, fuerza suficiente para colapsar 757 edificios, dañar 53,385 edificios, dejar una perdida material de $41,030 MDP, dejar sin hogar a 150,000 mil personas, pero sobre todo, arrebatarle a otras 12,843 lo único irreparable en esta vida: La vida misma.

Durante los días siguientes, millones de mexicanos se solidarizaron con los damnificados apoyando a los equipos de rescate con sus manos para levantar escombros y ayudar a encontrarlos, enviándoles víveres, ropa, medicinas o dedicando palabras de aliento y oraciones. ¿Cómo fue posible que los más de 81 millones de habitantes que afortunadamente no fueron afectados por el sismo pudieran estar informados de lo que pasaba en el país a kilómetros de distancia?  La respuesta es: Gracias a la labor incansable de los medios de comunicación existentes en la época, La radio, el periódico, el teléfono y la televisión.

Treinta y dos años pasaron y con ello hicieron su aparición nuevas formas de comunicación como el celular, el internet, las redes sociales, y las aplicaciones para los teléfonos celulares inteligentes.

Desgraciadamente, y como si se tratara de una broma de mal gusto, 32 años después, el pasado 19 de septiembre del 2017 y justo en el marco de la conmemoración de esta tragedia, ocurrió un nuevo sismo, pero ahora de 7.1 grados en escala de Richter y aunque aparentemente es menor, los daños  de esta nueva tragedia son equiparables y a la fecha aun no sean contabilizado, pues mientras escribo estas líneas millones de mexicanos se han vuelto a sumar a las labores de rescate y han demostrado nuevamente que unidos somos mas y que cuando se trata de ayudar siempre tenemos los brazos abiertos. En esta ocasión ¿Cómo se mantuvieron informados los mas de 121 millones de habitantes que no vivieron la desgracia en carne propia? La respuesta es: Las redes sociales.

En efecto, la mayoría de los mexicanos se han mantenido al tanto de la situación a través de Facebook, Twitter y comunicándose con sus familiares a través de WhatsApp, Facebook Messenger u otras apps de mensajeria e incluso el apoyo de estas herramientas ha sido tanto que ha ayudado a liberar las líneas telefónicas para que los familiares o amigos de los que vivieron la tragedia puedan estar en contacto con ellos y saber de su situación.

Y el papel de las Tecnologías de la Comunicación e Información (TICs) en esta tragedia no solo se limita a estas aplicaciones. Existen apps como UrbanDF , SismosMX, RESNOM que retransmiten la señal de distintos organismos meteorológicos. Bridgefy que utiliza el Bluetooth del smartphone para comunicarse con otros teléfonos o MediQo una aplicación que pone a la disposición los servicios profesionales de mas de 20 médicos con tan solo presionar un botón, entre muchas otras.

Oremos a Dios para que nuestros hermanos en desgracia se recuperen pronto de esta tragedia y en la medida de lo posible sigamos apoyando para tratar de recuperar un poco de lo que la naturaleza les arrebato

#FuerzaMéxico

Anuncios

La Curiosidad de la Semana >> 26.-Amazon

amazon_logo_rgb

¡¡ No estoy muerto!!

En 1994 Jeff Bezos  (fundador y actual CEO de Amazon) redactó una lista de veinte productos que podrían ser vendidos a través de un sitio web y eligió entre ellos los que él creía fueran los 5 más prometedores: CD, software, hardware, vídeo-casetes y libros. La elección, en un principio, cayó precisamente en estos últimos.

Y en base a esto abrió  Cadabra.com (antiguo nombre de la empresa) sin embargo al poco tiempo se dio cuenta que necesitaba un nombre de impacto que fuera exótico, misterioso, común, familiar y además transmita poder, pero sobre todo que comience con A ya que las búsquedas web son ordenadas alfabéticamente.

Por ello, Jeff Bezos se puso a analizar en el diccionario todas las palabras con A hasta encontrar Amazon la cual lo enamoró y renombró a Cadabra  bajo esta icónica marca.